Estamos quitando todo lo que tenía antes, porque esas repisas estaban súper pegadas ahí, pintaron encima de los tornillos, así que no es tan fácil quitarlas. Fue necesario volver a hacer huequitos en cada uno de los tornillos para   para sacarlos,  y ahora voy a pintar de blanco para darle claridad.

El blanco nunca pasara de moda, y es perfecto para darle amplitud los espacios así que estoy pintando este cuartito de lavandería de blanco,  recuerden que siempre les he dicho que la brocha para las esquinas y superficies pequeñas, y el rodillo para las más amplias,  aquí vamos!!

Ahora  con el rodillo, pintamos las superficies más grandes, estoy aquí dándole la segunda capa a la pared así, cuando el señor venga a lavar, va a sentir que este lugar es armonioso, porque cuando uno está lavando y secando en un lugarcito oscuro realmente no provoca, no es que lavar sea de las labores más divertidas, pero, por lo menos, tiene que estar en un buen ambiente.

Primero medimos y nos aseguramos que las paredes estén niveladas antes de la instalación de los gabinetes,  fijamos un gabinete a la vez, hasta que todos los de la parte superior estén instalados entonces aseguramos las puertas,  después colocamos las bases de los gabinetes y las atornillamos a la pared por ultimo instalamos los cajones.